sábado, 10 de diciembre de 2011

Reseña Siempre (Maggie Stiefvater)

Esta reseña contiene spoilers de los anteriores libros, pero no de Siempre.
Sinopsis
Se acabó el juego.
Ahora las apuestas
son a vida... o muerte.
Los lobos de Mercy Falls
vuelven a salir en las noticias.
Hace diez años,
la manada atacó a una chica.
Los periodistas manejaron
la palabra "accidente".
Una década más tarde,
ha muerto otra chica.
Ahora, la palabra es "exterminio".
El tiempo se agota
para Sam y Grace, para Isabel y Cole.
Esta vez, las despedidas
pueden ser para siempre
En Temblor, Grace y Sam se encontraron y se enamoraron. En Rastro, tuvieron que luchar por estar juntos... y no lo consiguieron. Ahora, en Siempre, la tercera y última parte de la trilogía, los desafíos y los riesgos son mayores que nunca. Grace parece incapaz de volver a ser humana. El padre de Isabel ha empezado la caza de los lobos de Mercy Falls. Surgen del pasado peligros que parecían olvidados. Y mientras la muerte acecha, a Sam y Grace, a Isabel y Cole, les resulta más y más difícil aferrarse al amor.

Opinión
Bueno, la verdad es que he estado atrasando esta reseña todo lo que he podido... ¿La razón? Intentaba que se me bajara el nivel de decepción antes de escribirla. Pero vayamos por partes.

Impresiones generales iniciales
La edición de Siempre supera incluso (sé que es difícil) la de Temblor y la de Rastro. Esta vez, las transparencias se unen a los relieves, tanto coloreados como no, y a los dibujos. Precioso. Quizá el color marrón sea un poco tristón, pero encaja perfectamente con la historia y con lo que Maggie nos quiere contar y transmitir en esta última parte.
Empecé con muchas ganas la historia, porque llevo esperando la conclusión de esta historia bastante tiempo. Los personajes ya son una parte de mí, así que fue como reencontrarse con viejos amigos. Esa es mi impresión inicial; cogí la historia con muchas ganas.
Narración
Como siempre, la pluma de Maggie Stiefvater me sorprende gratamente. Su forma de escribir no sólo es poética y hermosa, sino que tampoco se hace cursi ni pesada en ningún momento. Destaco la cantidad de símbolos que se encuentran en la lectura; puedes creer que está hablando de algo concreto, pero si abstraes no dejan de ser metáforas de la vida. Vale, esto puede sonar aburrido o lo que sea, pero la realidad es que le da tridimensionalidad a la historia.

Argumento
Momento espinoso de la reseña.
Bien, lo cierto es que la mitad del libro estuve esperando a que Grace volviera a ser humana por primavera... Una mitad del libro bastante aburrida, pero se salvaba un poco por la tensión, y también, por qué no admitirlo, por mi personaje favorito: Cole. Toda esta primera parte es una introducción, un anticipo, a lo que se cuece en la segunda. Así que, como comprenderéis, estaba ansiosa porque llegara el apogeo de la historia: lo que determinaría todo.
Y llegó la segunda parte. No podía despegarme de las páginas, absorbida por la historia, por la lucha final y por los problemas en las relaciones personales entre los personajes, tan bien expresadas. ESO era lo que llevaba esperando desde que inicié Temblor, y me encantaba lo que veía.
Pero cada vez quedaban menos páginas, y aún quedaban por solucionar tantas cosas...
Ese es el problema. 
Maggie se reserva todo lo bueno para el nudo de la historia. y, para el desenlace, no deja nada. Me da la sensación de que tenía un límite de hojas, y cuando vio que le quedaba poco espacio, lo resolvió por las buenas, con un final de 20 páginas. No quiero recrearme más en esto, pero...
En esas 20 páginas finales consigue fastidiar una de las mejores trilogías que he leído.

(Si has leído siempre, y quieres saber a qué me refiero exactamente, click aquí)

Personajes
Grace tiene más problemas que nunca. Ahora no es ella la que espera, sino la que se pierde en el bosque un poquito más cada día. Sabe que, cuando vuelva por primavera a ser humana, ya nada podrá ser igual, y tiene miedo. En esta entrega me he encontrado una protagonista más humana (valga la ironía) que en las anteriores, pero también más débil. Ya no es esa Grace tan decidida y pícara que tiraba de Sam, sino que es más apática y, junto a él, forma una pareja bastante sosa en esta historia. Incluso aunque el drama de la separación y de la lucha le dé vidilla a la relación, se queda bastante pobre en comparación a otros personajes y relaciones.

Sam, más de lo mismo. Me enamoró en Temblor; en Rastro dejó de ser el niño de mis ojos... En siempre es sólo uno más. La verdad es que su papel (o por lo menos para mí, tan centrada como yo estaba en Cole) se vuelve bastante secundario... Prácticamente se pasa todo Siempre sumido en la depresión y sin saber cómo afrontar los problemas que le suceden.
Es bonito los sentimientos que tiene hacia Grace, pero la autora nos priva de las escenas preciosas que nos ponía en Temblor, y lo deja como una relación matrimonial sin sobresaltos. Creo que la escena del coche en medio de la nada es la única que merece la pena de ambos personajes. Ni cuando luchan por la manada se vuelven relevantes, porque el peso de la historia ahora no está sobre Sam, sino sobre Cole, el único que tiene las soluciones a todo.
Isabel por fin admite que las cosas le importan más de lo que quiere hacer creer. Esta es una protagonsita torturada por diversos traumas, pero no se queda parada lamentándose, sino que los supera día a día. Hacia el final del libro, se vuelve transcendental, porque desafía todo y a todos para defender lo que cree y a los que quiere. Si ya me gustó mucho en Rastro, se nota que en Siempre la autora ha dedicado muchos esfuerzos a su personalidad. Es la única que aún tiene profundidad en esta entrega, estando ya los traumas de Sam muy explotados, y la personalidad de Grace siendo aún 2D. Me encantó; con sus meteduras de pata, su poco tacto al hablar y sus lágrimas e inseguridades escondidas.
Cole es la razón por la que Maggie Stiefvater pudo seguir vendiendo tras Temblor. Rastro y Siempre no hubieran sido nada sin él; este personaje es la clase de protagonista que no se olvida. Su personalidad es arrolladora y a la vez débil; y sus sentimientos se expresan increíblemente bien, con esa habilidad que tiene Stiefvater para hacer sentir a los lectores lo que sienten sus personajes.
No sólo es el único que mueve la historia; descifra sus secretos y lucha por su final feliz... Sino que también es el gran peso en las relaciones. En esta entrega, aunque al principio no tiene más que peleas por Isabel, acaba convirtiéndose en su apoyo incondicional, y nos deja unas escenas de las que arrancan lágrimas.

Su relación con Isabel es preciosa; delicada y frágil, pero a la vez fuente de fuerza para ambos personajes, que han vivido la mayor parte de su vida destrozados por dentro. Es una de las mejores que he leído, quizá no tanto por lo que nos narran, sino por lo que puedes imaginarte de los sentimientos de ambos. Por las expresiones que nos hacen suspirar, por esos momentos hermosos... (Que, aún así, fueron demasiado pocos para mi gusto).
Pero... (Y aquí está un gran pero, relacionado con lo que he dicho sobre el final chapucero...) Esta historia de amor está cortada. No tiene final. Es una relación mutilada con promesas al aire que la autora no cierra con un "y comieron perdices". Ni siquiera es un final a lo Romeo y Julieta. No. Es un final sin final. Es como si de repente se hubiera cansado de ambos y, tras dedicarles una única página en las últimas 20, cerrara el chiringuito sin decir nada más sobre ellos.
Horrible. Imagináos mi desconcierto cuando llevaba todo el libro esperando esa promesa de amor eterno, o ese drama final que no llegó. Nada. Agua. Se acaba el libro, la trilogía entera tiene su fin, pero no se sabe nada de cómo evolucionará (ni siquiera cómo ha quedado) su relación.
Si, estoy decepcionada.
Conclusión
Narración impecable, como siempre. Pero el argumento deja mucho que desear, sobretodo el desenlace. Con esos personajes que a los que ya hemos cogido cariño en anteriores entregas, Maggie Stiefvater no hace un final magistral, sino que lo deja todo en el aire y lo resuelve en media docena de páginas.
Un libro con potencial, pero que no demuestra estar a la altura de los anteriores. Una pequeña decepción que enturbia esa maravilla que fueron Temblor y Rastro.
3/5
Lo dejo a tu criterio

9 comentarios:

Saru dijo...

Vaya, justamente ha sido mi preferido de los tres, lo he encontrado mucho más dinámico y lleno de acción, con Cole en cabeza salvando la historia a cada capítulo xD Sam y Grace me cansan con tanto amor para siempre, Cole ha encabezado la investigación y gran parte de la tensión, por lo que me gustó mucho más.
Pero sí, la narración es sublime, como siempre, y aunque el final es abierto, se puede entender que las dos parejas seguirán adelante e intentarán ser felices :) (Isabel le dice que no pierda su teléfono, ergo, seguirán en contacto y adelante).

Un beso!

Akaxu dijo...

Le tenía ganas pero cada vez menos. Creo que el final no me va a gustar por lo que leo en tu reseña ^^ Va a ser demasiado poco final.
Besos!

Bam dijo...

Aquí apenas estamos esperando que llegue el segundo pero por las criticas que he visto la historia se cae al segundo libro! pero espero que de todas maneras lleguen pronto n.n
Besos!

sil dijo...

@Saru: simplemente me hubiera gustado algo más cerrado después de esos tres libros...
@Akaxu: como siempre, depende de cada uno, así que quizá deberías arriesgarte.
@Bam: A mí me encantó el segundo, me gustó muchísimo *_* Espero que lo consigas pronto!
Besos

Mrs Brightside dijo...

Mmmm... de momento en mi país recién está por llegar Temblor, y sin lugar a dudas pienso leerlo :) Lástima que ya haya leído en varios blogs que Siempre no está a la altura de sus antecesores :(

Besotes ^^

Mundo Paralelo dijo...

No creo que lo lea.. Porque leí el primero.. y no me gusto mucho..
Un saludito desde mundo paralelo.
LauNeluc

sil dijo...

@Mr Brightside: Ya me contarás que tal Temblor, a mí me encantó. Es una pena el modo en que desperdician los autores buenas ideas...
@Mundo Paralelo: es una pena, pero va por gustos.

Besos

andrea zamora dijo...

Saben de que hay una precuela? se llama perdido donde narran lo que pasa luego con las vida de cole e isabel

Michi tsuki dijo...

Bien dijo maggie alguna vez "Mi meta era que ellos dos corrieran juntos como lobos" eso fue lo más especial del libro :')

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...